El cambio climático es, sin duda, el mayor reto al que se enfrenta el mundo moderno.

Vemos claramente los efectos del clima en las noticias y en nuestras redes sociales. Las imágenes de catástrofes naturales y fenómenos meteorológicos inéditos como incendios incontrolables, heladas repentinas, aumento del nivel del mar, inundaciones y sequías demuestran los cambios en nuestro mundo y los efectos desgarradores en la vida de las personas.

El clima nos afecta a todos, pero los más vulnerables se ven afectados de formas que no asociamos con el cambio climático.

¿Ha pensado alguna vez que el cambio climático provoca el aumento drástico de los matrimonios infantiles o del trabajo infantil? Puede parecer desconectado, pero vemos constantemente los efectos del cambio climático y cómo aumenta gravemente los problemas subyacentes de la pobreza.

La violencia, el abandono, la explotación y el desplazamiento roban a los niños su infancia y su futuro. El clima y los problemas de pobreza están conectados, siendo la inseguridad alimentaria una de las mayores amenazas para los niños que viven en las comunidades en las que trabajamos.

Capacitar a las personas para sobrevivir a los desastres y construir un futuro sostenible es una forma fundamental de combatir los efectos del cambio climático en los lugares más complejos y peligrosos del mundo.