En lugares donde las religiones y las culturas chocan, las cosas en las que confiamos para tener estabilidad -educación, costumbres sociales, respeto de los derechos humanos- pueden cambiar drásticamente para las personas de ese entorno.

  • La ocupación de Siria por el ISIS tuvo efectos drásticos en la educación de los niños, efectos que persisten hoy día. Como explicó un estudiante: "No voy a la escuela en este momento, tengo los estudios atrasados porque el gobierno de Irak no reconocerá la educación recibida durante la ocupación del Estado Islámico de la ciudad. Durante ese tiempo, todo lo que aprendimos fue sobre tanques, bombas y enseñanzas religiosas".
  • Las mujeres en la República Democrática del Congo viven en constante temor a la violación y abuso sexual. En 2018, las Naciones Unidas documentaron miles de casos de violencia sexual relacionados con el conflicto en la RDC, cometidos la mayoría por varias de las partes implicadas.