A los 14, algunas niñas tienen Instagram, otras marido

A los 14, algunas niñas tienen Instagram, otras marido

  • Protección infantil
  • Siria
  • Refugiados
  • Historia

Marzo 6, 2021

Es mujer siria, refugiada, casada desde niña, madre, diseñadora y ahora, una poderosa activista.

Conoce a Fatimah.

Fatimah y su familia fueron de los primeros en verse obligados a huir del mortífero conflicto en Siria, huyendo de las zonas rurales de Alepo en 2011. Ha pasado más de la mitad de su vida como refugiada. ¡10 años!

Establecerse en Jordan fue muy difícil, la pérdida de su hogar, la libertad y la esperanza se vieron agravadas por la muerte de su padre pocos años después. Sin dinero ni seguridad, en principio solo había una solución:

“Mi madre se vio obligada a casarme con mi primo para que él pudiera cuidarnos y mantenernos”, dice. Fatimah acababa de llegar a la pubertad ...

Desde que comenzó la guerra hace diez años, han nacido 4,8 millones de niños sirios. Todo lo que han conocido es la guerra. 

Desde que comenzó la guerra hace diez años, han nacido 4,8 millones de niños sirios. Todo lo que han conocido es la guerra. 

Fatimah, que se iba a casa raún siendo niña, se vio obligada a dejar la escuela y no sabía qué esperaban de ella como esposa. Tras un año de matrimonio, se separó de su marido, pero sus familiares no lo permitieron e insistieron en que volviera con él. Entonces Fatimah quedó embarazada y dio a luz a su primer hijo. Desesperada, estuvo a punto de perder toda esperanza.

A pesar del desasosiego que sentía, las cosas cambiaron cuando una amiga le contó sobre un Centro de Apoyo de World Vision donde se ofrecen sesiones de educación y apoyo psicológico para mujeres y niñas.

2,5 millones de niños refugiados sirios están traumatizados por los efectos de la guerra en sus vidas. El 80,9% de los niños refugiados con los que habló World Vision no creen que puedan regresar a Siria en los próximos 2 años.

2,5 millones de niños refugiados sirios están traumatizados por los efectos de la guerra en sus vidas. El 80,9% de los niños refugiados con los que habló World Vision no creen que puedan regresar a Siria en los próximos 2 años.

“Visité el Centro para ver qué servicios de apoyo brindaban y me registré en el club de madres jóvenes. Fue una buena experiencia y aprendí muchas cosas que fortalecieron mi confianza en mí misma”, dice Fatimah.

¿La enseñanza más importante para ella?

“Sentí que existo, que soy una mujer que existe en este mundo. Y aprendí nuevas habilidades de comunicación que mejoraron mucho las relaciones en mi familia”. También regresó a la escuela para continuar con su educación interrumpida. Y ahí surgió la intrépida pasión de Fatimah por la defensa de los derechos de las mujeres y los niños, y el poder de las redes sociales.

Con el billón de euros que ha costado esta guerra en Siria, todos los niños podrían haber obtenido un título en la Universidad de Harvard. En cambio, solo piden libros y usan lápices compartidos en las aulas de las tiendas de campaña.

Con el billón de euros que ha costado esta guerra en Siria, todos los niños podrían haber obtenido un título en la Universidad de Harvard. En cambio, solo piden libros y usan lápices compartidos en las aulas de las tiendas de campaña.

Eman es asistente social en el Centro y ha guiado a Fatimah a través del programa. Ella nos explica que fue idea de Fatimah comprometerse con otras mujeres y niñas para acabar con el matrimonio infantil.

“Quería enviar un mensaje a las mujeres que tuvieron una experiencia similar a la suya, viendo qué podían hacer, qué tenían para ofrecer a la sociedad y cuáles son las fortalezas en las que las mujeres en esta situación deberían concentrarse”.

Fatimah se dio cuenta de que los grupos de redes sociales eran una excelente manera de correr la voz y llegar a las niñas no solo de Siria, sino de todo el mundo. En los grupos, advierte a las niñas y mujeres jóvenes para no continuar con las viejas tradiciones y costumbres que fomentan el matrimonio infantil con todas sus terribles consecuencias, desde el abandono escolar hasta el embarazos adolescentes y otras cosas peores.

Siria es hoy uno de los peores lugares del mundo para los niños. Alrededor de 600.000 personas, incluidos 55.000 niños, han muerto; la mitad de la población ha sido desplazada y la esperanza de vida de los niños se ha reducido en 13 años.

Siria es hoy uno de los peores lugares del mundo para los niños. Alrededor de 600.000 personas, incluidos 55.000 niños, han muerto; la mitad de la población ha sido desplazada y la esperanza de vida de los niños se ha reducido en 13 años.

A pesar de la injusticia y los peligros a los que se ha enfrentado, Fatimah ahora cuenta con un tipo diferente de peligro. Su voz.

Defender los derechos de las mujeres y las niñas, hablar en contra del matrimonio infantil y la importancia de que las niñas completen su educación puede ser extremadamente peligroso en su cultura. Pero Fatimah es inteligente, usa Facebook e Instagram, así conecta con muchas mujeres jóvenes, les ofrece apoyo y les brinda herramientas para recuperarse de situaciones abusivas y tener esperanza en construir un futuro.

Resiliente, valiente, inspiradora, así es Fatimah

Resiliente, valiente, inspiradora, así es Fatimah

¿Qué puedo hacer?

Es fácil sentir que todo es en vano en situaciones como esta, pero puedes estar tranquilo... tú, nosotros, todos juntos, podemos cambiar vidas. ¡Y eso es lo que hacemos!

Te dejamos tres formas diferentes para ser parte del cambio.

  1. 1

    Dona

    Cada colaboración cuenta. Gracias a nuestro proyecto de Rescata la Infancia ayudamos a los niños y niñas que viven en los contextos más frágiles del mundo.

  2. 2

    Firma la petición

    Suma tu voz para pedir una vida mejor para los niños y niñas más vulnerables.

  3. 3

    Comparte en redes sociales

    Concienciar sobre el problema es vital. Ayuda a otras personas a conocer la causa y cómo podemos conseguir erradicarlo, juntos.

Saber más

Siria

Siria

Siria, está situada en el extremo oriental del Mediterráneo, es una de las civilizaciones más antiguas de la tierra. Es la cuna de lugares sagrados tanto para cristianos como para musulmanes. El país lleva inmerso en una compleja guerra civil desde 2011, arrancó con unas protestas pacíficas que terminaron convirtiéndose en una brutal y sangrienta guerra civil. Desde entonces, Siria ha ocupado el último lugar en el Índice de Paz Global, lo que lo convierte en el país más violento del mundo.

  • Más de la mitad de la población siria se ha visto obligada a huir de sus hogares y necesita ayuda humanitaria.
  • Las sanciones económicas contra Siria han paralizado su economía, y casi el 12% de los niños menores de 5 años sufren desnutrición aguda.
  • 1 de cada 3 escuelas del país ha sido destruida.