AYUDA en Honduras

AYUDA en Honduras

  • Desastres naturales
  • Protección infantil
  • Honduras
  • Ayuda humanitaria
  • Historia

Es difícil asumir la resiliencia que tienen los niños ayudados por Rescata la Infancia

Noviembre 12, 2020

En la ciudad de Valle de Sula, los niños tienen una vida de constante peligro diariamente. Son muy vulnerables debido en gran parte a la violencia de las bandas callejeras, los asesinatos, la trata, los secuestros y la corrupción. Se considera uno de los lugares más peligrosos para los niños. Nuestro proyecto Rescata la Infancia actúa aquí por esta misma razón.

Este año los niños ya han tenido que lidiar con el COVID-19. Las cuarentenas se han prolongado durante meses, ya que su comunidad experimentó una de las peores tasas de infección del país. Y ahora, un desastre natural se ha llevado muchas de sus casas y las mínimas pertenencias que tenían.

André Guardiola

Mientras el mundo esperaba saber quién ganaría las elecciones estadounidenses, el huracán ETA arrasó Centroamérica como una tormenta de categoría 4 con fuertes vientos de hasta 240 kilómetros por hora, desencadenando fuertes lluvias, inundaciones y deslizamientos de tierra.

En Honduras, algunas de las áreas más afectadas están en el área de nuestro proyecto, Valle de Sula tiene ahora el 80% de la superficie bajo el agua.

Miles de familias vieron cómo sus casas se hundían debido a las inundaciones. Muchos de nuestros niños de Rescata la Infancia viven en las orillas del río.

338.563 personas se han visto afectadas directamente. 10 muertos hasta el momento. 9 puentes fueron destruidos. 26 carreteras gravemente dañadas e infraestructuras destruidas. 41 comunidades están aisladas y sin ningún apoyo.

Rafael Zaldivar

Rafael Zaldivar

Nuestra prioridad es hacer todo lo necesario para ayudar a estos niños y familias a sobrevivir a este desastre. Estamos distribuyendo artículos esenciales como mantas, alimentos, agua potable, colchones y kits de higiene. Las iglesias, los hoteles o los pasillos de las escuelas se están convirtiendo en refugios de emergencia para garantizar que los niños no se queden durmiendo en la calle.

Ayudar a estos niños a sobrevivir es vital. Pero también lo son los próximos pasos para poder recuperarse.

Ofrecemos apoyo emocional y psicosocial a los niños que han sufrido esta tragedia aún sin finalizar. Asegurar que los niños tengan acceso a actividades y espacios apropiados que les ayuden a procesar y dar sentido a todo puede parecer una ayuda mínima, pero consigue una gran diferencia. También ayuda a protegerlos contra más violencia, secuestro, tráfico o caer en actividades de bandas.

Rescata la Infancia existe para garantizar que los niños más vulnerables puedan sobrevivir, recuperarse y construir un futuro. En lugares peligrosos y complejos, la necesidad y la respuesta pueden cambiar en un instante.

Rafael Zaldivar

Rafael Zaldivar

Saber más

Honduras

Honduras

El 44%

de la población vive en extrema pobreza

Honduras tiene una larga historia de agitación política y crimen organizado. San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande de Honduras, tiene la mayor cantidad de asesinatos per cápita de todas las ciudades del mundo. Es muy peligroso, lo que lo hace una ubicación perfecta para uno de nuestros tres programas piloto. En nuestro proyecto de San Pedro Sula estamos creando espacios seguros para niños y adolescentes. Nuestros programas brindan oportunidades de aprendizaje, tanto educativas como vocacionales. También nos aseguramos de que los niños participen en clases que garanticen que conocen el valor de la educación y sus derechos.

  • La violencia de las bandas callejeras, las guerras de drogas y el trabajo infantil son comunes en muchos vecindarios.

  • Honduras es el país más pobre de América Latina.

  • Millones de hondureños han huido del país en los últimos años; de hecho, se considera que la llamada "caravana de migrantes" centroamericana comienzó en San Pedro Sula. Muchos de los que huyen son mujeres y niños que temen las violaciones, los secuestros y los asesinatos, y prefieren emprender un viaje largo y peligroso.