Enseñando esperanza y cómo afrontar las dificultades

Enseñando esperanza y cómo afrontar las dificultades

  • Protección infantil
  • Siria
  • Refugiados
  • Historia

Marzo 11, 2021

ADVERTENCIA esta historia incluye contenido sensible

Majed, de 11 años, no jugaba en el patio de la escuela ni hacía fiestas de pijamas el fin de semana, pero tenía el río. Nadar con sus amigos era el único y simple placer de Majed. Un momento para disfrutar siendo niño.

Majed, el niño sirio que vivía en un campo de refugiados en el valle de Bekaa, en Líbano, se ahogó trágicamente a principios de 2020. Dejó atrás a un hermano pequeño que lo adoraba, Aziz, de 9 años, y a su familia devastada y conmocionada.

“Le echo mucho de menos. Ojalá no hubiera ido a nadar ese día”, dice su madre, Khatma, con lágrimas en los ojos. “Majed era un niño muy cariñoso. No iba a la escuela porque trabajaba en la calle para ayudarnos. Solía darme todo el dinero sin ni siquiera guardar algo para él."

La madre de Majed nos muestra orgullosa una foto de su hijo.

La madre de Majed nos muestra orgullosa una foto de su hijo.

George Mghames

Aziz, el hermano pequeño de Majed, sintió su muerte profundamente.

“Era mi mejor amigo”, dice Aziz. “Ojalá mi hermano pudiera volver a la vida para poder jugar con él de nuevo. Le echo muchísimo de menos."

Los días posteriores a la tragedia, el personal de World Vision se reunió con la familia y les ofreció apoyo inmediato. La ayuda económica, la alimentación, el asesoramiento y el apoyo psicosocial específico para Aziz a través de un Espacio Seguro para Niños ha permitido que la familia sobreviva y comience a recuperarse.

Aziz aprende a lidiar con el dolor y cómo comenzar a mirar hacia adelante en el Espacio Seguro para Niños.

Aziz aprende a lidiar con el dolor y cómo comenzar a mirar hacia adelante en el Espacio Seguro para Niños.

George Mghames

“Vemos la necesidad de ofrecer a los niños clases de apoyo psicosocial para que puedan sobrellevar la pérdida de un ser querido y superar la tristeza”, dice Adel Abou Hanna, educador y consultor de World Vision en Líbano.

“Aquí aprendo y juego con mis amigos. Estas clases me hacen sentir mejor”, explica Aziz.

Para los niños afectados por el dolor y la ansiedad, los Espacios Seguros para Niños (ESN) brindan una oportunidad para el juego, la interacción con los compañeros y la seguridad.

Aziz habal con Adel Abou Hanna, educador del ESN y consultor de World Vision.

Aziz habal con Adel Abou Hanna, educador del ESN y consultor de World Vision.

George Mghames

Estos centros también están preparados para enseñar a los niños más vulnerables de una comunidad las habilidades para superar amenazas y peligros. En el campo dde refugiados de Aziz, los más vulnerables son los niños trabajadores como Majed.

Para sobrevivir al cruento conflicto sirio, la familia de Aziz se vio obligada a huir de su hogar en Alepo, dejando todo atrás. Han vivido en una tienda de campaña de tres habitaciones durante los últimos cuatro años. Y como muchos niños refugiados, Majed trabajaba en la calle.

Durante cuatro años, esta construcción temporal de tres habitaciones ha sido el hogar de la familia en el campo de refugiados del valle de Bekaa.

Durante cuatro años, esta construcción temporal de tres habitaciones ha sido el hogar de la familia en el campo de refugiados del valle de Bekaa.

George Mghames

El trabajo infantil es común en lugares como el Líbano. Es barato, de fácil acceso y la discriminación continua contra los refugiados significa que la protección de los niños y sus derechos a menudo son ignorados, incluso por las autoridades.

En Líbano, muchos adultos refugiados carecen de los permisos que les daría derecho a trabajar. No poder ganarse la vida priva a los padres de la dignidad y la capacidad de mantener a sus hijos, lo que aumenta las dificultades que enfrentan.

Los niños como Majed eligen voluntariamente mantener a sus familias de la única manera que saben. Pero trabajar en la calle expone a estos niños altamente vulnerables a la violencia, el abuso y la trata.

Los niños refugiados sirios venden productos para el hogar en la calle para ayudar a sus familias con el alquiler y otras necesidades básicas.

Los niños refugiados sirios venden productos para el hogar en la calle para ayudar a sus familias con el alquiler y otras necesidades básicas.

Jon Warren

Los Espacios Seguros para Niños de World Vision invitan a los niños que trabajan a aprender sobre los peligros de la calle en un entorno divertido y seguro. Las clases les enseñan qué hacer cuando un desconocido quiere secuestrarlos o cómo reconocer peticiones peligrosas o ilegales.

Un Espacio Seguro para Niños no es un centro de vigilancia y cuidado de niños.

Un ESN proporciona a los niños actividades diseñadas profesionalmente que les ayudan a identificar y expresar sus emociones y a desarrollar sus capacidades para superar dificultades. Proteger a un niño asegurándose de que tenga las herramientas adecuadas para hacer lidiar con los problemas y despertar la esperanza es fundamental para ayudarles a construir un futuro.

La clase en el ESN. Durante la pandemia de COVID-19, las actividades tuvieron que adaptarse para garantizar la seguridad de los alumnos y la comunidad.

La clase en el ESN. Durante la pandemia de COVID-19, las actividades tuvieron que adaptarse para garantizar la seguridad de los alumnos y la comunidad.

George Mghames

Saber más

Siria

Siria

Siria, está situada en el extremo oriental del Mediterráneo, es una de las civilizaciones más antiguas de la tierra. Es la cuna de lugares sagrados tanto para cristianos como para musulmanes. El país lleva inmerso en una compleja guerra civil desde 2011, arrancó con unas protestas pacíficas que terminaron convirtiéndose en una brutal y sangrienta guerra civil. Desde entonces, Siria ha ocupado el último lugar en el Índice de Paz Global, lo que lo convierte en el país más violento del mundo.

  • Más de la mitad de la población siria se ha visto obligada a huir de sus hogares y necesita ayuda humanitaria.
  • Las sanciones económicas contra Siria han paralizado su economía, y casi el 12% de los niños menores de 5 años sufren desnutrición aguda.
  • 1 de cada 3 escuelas del país ha sido destruida.