Huérfana de guerra lucha por su futuro

Huérfana de guerra lucha por su futuro

  • RDC
  • Conflicto repentino
  • Protección infantil
  • Historia

Agosto 7, 2020

Masika*, de 12 años, se vio obligada a huir de su hogar en el este de la República Democrática del Congo (RDC) después de que las fuerzas rebeldes asesinaran a sus padres. Masika comparte su historia con sus propias palabras.

“Un día salí al campo para reunirme con mi padre y mi madre que estaban recogiendo frijoles. Al acercarme, vi a mi padre en la distancia y lo escuché gritar. Y vi a mi madre sentada en el suelo. Había rebeldes a su alrededor. Nuestro vecino apareció y me advirtió que corriera porque los rebeldes estaban a punto de matar a mis padres. Entonces, me escapé.

Dos meses después fui a buscarlos y encontré sus huesos. Los enterramos y me fui a vivir con mi abuela. Luego me fui a vivir con una amiga de mi madre que tiene cuatro hijos.

Ella fue muy antipática conmigo al principio, pero las cosas están mejorando un poco. Hay mucho estigma contra los huérfanos de guerra. La gente siente que no somos nada sin una familia y que no tenemos derechos. Los demás niños huérfanos aquí son tratados de la misma manera por la gente de la comunidad.

Masika, de 12 años, huérfana de la guerra, estudia fuera de un CFS de World Vision en el este de la República Democrática del Congo.

Masika, de 12 años, huérfana de la guerra, estudia fuera de un CFS de World Vision en el este de la República Democrática del Congo.

World Vision

La casa en la que vivo tiene varias habitaciones, pero no duermo con la familia. Duermo en el gallinero con las gallinas. Ayudo lavando platos, trayendo agua y cuidando a los otros niños.

Recoger agua es lo más difícil, la fuente de agua está a solo unos cientos de metros, pero tengo que llenar y transportar siete bidones de 20 litros todos los días. Pesan mucho y los otros niños se niegan a ayudarme.

A veces me siento muy mal y empiezo a llorar. No puedo comer muy bien y cuando la gente me pregunta por qué no estoy comiendo, les digo que todavía estoy pensando en mis padres.

Realmente no sé el motivo de esta violencia. La mayoría de las personas que viven aquí son "wakimbizi" (refugiados). Necesitan ayuda, para conseguir casas dignas para vivir y para encontrar comida.

Masika, de 12 años, huérfana de (la) guerra, juega fuera de un CFS (ESN) de World Vision en el este de la República Democrática del Congo.

Masika, de 12 años, huérfana de (la) guerra, juega fuera de un CFS (ESN) de World Vision en el este de la República Democrática del Congo.

World Vision

Escuché sobre este lugar, donde traen huérfanos para que nos apoyen. Me reuní con la directora de la escuela y me trajo aquí. Aquí todos hablamos de nuestra propia historia mientras jugamos juntos. Todos tenemos la oportunidad de compartir las cosas difíciles que hemos experimentado. Me siento menos preocupada; Me siento mucho mejor por las actividades que estamos haciendo.

Antes, no podía jugar con los otros niños porque me entristecía pensar en mis padres. Pero en este lugar me siento mucho mejor.

Me gusta mucho este lugar porque puedo estar con amigos, jugar (con ellos) y bailar con ellos y me vuelve a hacer feliz. Nos enseñan a respetarnos, a ser educados, a seguir al maestro y a vivir en paz con los demás, y eso es muy bueno.

También nos enseñan a leer, a escribir y recibimos una formación profesional para que pueda completar mi educación y conseguir un trabajo en el futuro. Necesito que me apoyen con mi educación, para completarla.

Cuando sea mayor, quiero ser maestra de escuela. También quiero ser jefa y tener mucho dinero. Yo ayudaría a mis amigos. Ayudaría a la gente usando mi dinero.

Masika está recibiendo apoyo psicosocial y educativo en un Espacio Seguro para los Niños (ESN) de World Vision. Investigaciones de World Vision advierte que 85 millones de niños vulnerables adicionales, incluidos los refugiados, están en peligro inmediato de violencia física, sexual y emocional en los próximos tres meses debido a la mayor inestabilidad causada por la COVID-19. Estos niños se enfrentan a amenazas peligrosas, pero tienen una fuerza y ​​resistencia increíbles para superar estos tremendos desafíos para sobrevivir, recuperarse y construir un nuevo futuro. Descubre cómo puedes ayudar a niños como Masika a pasar de víctima a superviviente y de superviviente a vencedor.

* nombre cambiado para proteger su identidad.

¿Qué puedo hacer?

Es fácil sentir que todo es en vano en situaciones como esta, pero puedes estar tranquilo... tú, nosotros, todos juntos, podemos cambiar vidas. ¡Y eso es lo que hacemos!

Te dejamos tres formas diferentes para ser parte del cambio.

  1. 1

    Dona

    Cada colaboración cuenta. Gracias a nuestro proyecto de Rescata la Infancia ayudamos a los niños y niñas que viven en los contextos más frágiles del mundo.

  2. 2

    Firma la petición

    Suma tu voz para pedir una vida mejor para los niños y niñas más vulnerables.

  3. 3

    Comparte en redes sociales

    Concienciar sobre el problema es vital. Ayuda a otras personas a conocer la causa y cómo podemos conseguir erradicarlo, juntos.

Saber más

República Democrática del Congo

República Democrática del Congo

Más de 6 millones

de personas han muerto a causa de la guerra y el hambre en los últimos veinte años

La República Democrática del Congo es un país de gran riqueza natural. Sus recursos naturales incluyen diamantes, oro, cobalto y petróleo. Sin embargo, estas riquezas han traído sufrimiento a su gente. La violencia armada durante décadas entre el gobierno y varias fuerzas rebeldes, apodada la "guerra mundial de África", ha paralizado al país.

  • Los grupos rebeldes se han apoderado de grandes cantidades de tierra, matando de hambre a civiles y paralizando la economía de la nación.
  • La violencia sexual es generalizada.
  • Los brotes de sarampión y ébola han afectado a comunidades congoleñas ya empobrecidas.