Mi camino es complicado y desgarrador. Pero es mi camino.

Mi camino es complicado y desgarrador. Pero es mi camino.

  • Conflicto crónico
  • Siria
  • Historia

De sobrevivir a los ataques a sobrevivir el día a día.

Febrero 26, 2020

“Estábamos despiertos hasta tarde una noche cuando de repente empezó el bombardeo”, cuenta Fadi, de 15 años. Los ataques aéreos destrozaron su casa y la de sus vecinos, y le hirieron. “Dejé de sentir mi brazo y había mucha sangre saliendo.”

Corrió hasta uno de los pocos hospitales que todavía funcionaban en su región y los médicos le salvaron la vida. Desafortunadamente, los doctores de la zona ven muchos casos como este - se estima que cientos de miles de niños han sido heridos o asesinados en los 10 años del conflicto sirio. Muchos más han quedado huérfanos y sin hogar.

La historia continúa tras "In Short"

In Short

  • Cerca de un millón de personas han sido forzadas a escapar del conflicto sirio en Idlib desde diciembre de 2019. Más de la mitad son niños.
  • Fadi perdió su brazo por un ataque aéreo que también destrozó su casa.
  • Ahora intenta ayudar a su familia con todo lo que puede, mientras rehacen su vida en un campo de refugiados.

Fadi y su familia se han mudado a un refugio temporal dentro de un campo de refugiados después que el ataque aéreo destrozara su hogar.

Fadi vivía con su familia en la que era la casa de sus abuelos hasta los ataques. Después de que su casa fuera destruída, consiguieron llegar a un sobrepoblado campo de refugiados al norte de la ciudad, donde él y su familia han convertido una tienda de campaña en su hogar. "Somos nuevos aquí y no conocemos a nadie", dice Fadi.

La familia vive comida a comida. Sin ayuda alimentaria, puede que haya días que no coman nada en absoluto. A Fadi le gistaría tener un brazo protésico, pero por ahora la comida está en lo más alto de las prioridades.

"Somos nuevos aquí y no conocemos a nadie", dice Fadi.

“Todo sale caro,” cuenta Fadi. Su padre murió hace 5 años de un infarto, por lo que él y sus hermanos trabajan siempre que pueden para sacar adelante a la familia, pero desde que perdió el brazo los trabajos -en su mayoría manuales- son un completo reto.

Fadi y otros niños del campo de refugiados no sólo carecen de la seguridad de un hogar y alimento: el 25 de febrero se avisó que diez escuelas y guarderías han sido bombardeadas. Como resultado, se estima que 280.000 niños y niñas de este área no tienen acceso a educación.

Johan Mooij es el Director de Respuesta en Siria de World Vision y trabaja con niños como Fadi. “En Siria, los [niños] vienen aquí a diario, hambrientos, muertos de frío y angustiados por lo que han visto y vivido”, dice Mooij. “Trabajamos para ayudarles, pero no me cansaré de repetirlo: sólo el alto al fuego puede poner fin a esta miseria.”

El 5 de marzo de 2020, los gobiernos de Turquía y Rusia anunciaron un alto al fuego en Idlib. Los habitantes de la ciudad, como Fadi y su familia, están atentos y con la esperanza de que se mantenga.

¿Qué puedo hacer?

Es fácil sentir que todo es en vano en situaciones como esta, pero puedes estar tranquilo... tú, nosotros, todos juntos, podemos cambiar vidas. ¡Y eso es lo que hacemos!

Te dejamos tres formas diferentes para ser parte del cambio.

  1. 1

    Haz un regalo solidario en Navidad

    Felicita a un familiar o amigo esta Navidad ayudando a familias vulnerables mediante uno de nuestros regalos solidarios

  2. 2

    Firma la petición

    Suma tu voz para pedir una vida mejor para los niños y niñas más vulnerables.

  3. 3

    Comparte en redes sociales

    Concienciar sobre el problema es vital. Ayuda a otras personas a conocer la causa y cómo podemos conseguir erradicarlo, juntos.

Saber más

Siria

Siria

Siria, en el extremo oriental del Mediterráneo, es una de las civilizaciones más antiguas de la tierra. Es el hogar de sitios sagrados tanto para cristianos como para musulmanes. El páis ha estado en medio de una compleja guerra civil desde 2011, después de que protestas pacíficas se enfrentaron a la violencia mortal del gobierno del país. Desde entonces, Siria ha ocupado el último lugar en el Índice de Paz Global, lo que lo convierte en el país más violento del mundo.

  • Más de la mitad de la población del país se ha visto obligada a huir de sus hogares y necesita ayuda humanitaria.
  • Las sanciones económicas contra Siria han paralizado su economía, y casi el 12% de los niños menores de 5 años sufren desnutrición aguda.
  • 1 de cada 3 escuelas del país ha sido destruida.