Cuando las tensiones profundamente arraigadas sobre la tierra, la cultura o el liderazgo se convierten en una guerra, el conflicto puede durar años o incluso décadas, y sus efectos a menudo duran mucho más en las zonas empobrecidas.

Niños inocentes quedan atrapados en el fuego cruzado. "Muchas personas en nuestro barrio han perdido a alguien", dice Dalal, de 17 años, quien perdió su mano cuando una bomba cayó en su calle en Mosul, Irak. "La mayoría de los niños todavía tienen mucho miedo y no quieren salir".

  • Los grupos armados a menudo tratan a los ciudadanos como rehenes cuando ocupan ciudades. Las familias se enfrentan la decisión de seguir viviendo en una zona de guerra o correr el riesgo de ser asesinadas por huir.
  • Una guerra duradera destruye los suministros de agua, las instalaciones energéticas y los edificios que alguna vez se llamaron hogar. Satisfacer las necesidades básicas como refugio y comida se vuelve complicado.
  • 70,8 millones de personas han sido forzadas a desplazarse en todo el mundo debido a persecuciones, conflictos, violencia o violaciones de los derechos humanos.

Era obligado a matar, pero el niño exsoldado Dieudonné está construyéndose una nueva vida. Los refugiados Issra y Kussai desean la paz en Siria para poder volver a casa. En un par de minutos viajarás con nuestra reportera Helene para encontrar niños resilientes que desafían toda adversidad cuando se encuentran ante un conflicto crónico.