¿A dónde huyes de un enemigo invisible?

¿A dónde huyes de un enemigo invisible?

  • Conflicto crónico
  • Sudán del Sur
  • Ayuda humanitaria
  • Historia

Jessica escapó de Sudán del Sur con sus siete hijos pequeños para evitar la guerra, pero se encontró de cara con una pandemia mortal.

Mayo 12, 2020

“Cuando escuché sobre el coronavirus, me puse enferma solo de pensar en mis hijos, en la situación en la que ya están y a la que nos enfrentamos, como para pensar cómo sobrevivir en este nuevo caso”

Jessica Juru es madre de 7 niños. La familia vive como refugiada en el pueblo ugandés de Omugo, donde permanecen encerrados durante la pandemia.

La historia continúa tras "En resumen"

En resumen

  • Cerca de 150.000 niños de Sudán del Sur están en campos de refugiados en Uganda.
  • La pandemia de COVID-19 podría devastar a las comunidades refugiadas que no tienen capacidad para aislarse y tienen limitado acceso a los servicios sanitarios.
  • Con la cuaretena en Uganda para contener el virus, las familias refugiadas no tienen acceso a los mercados donde adquirir comida.
Jessica y sus siete hijos usaban cenizas para tener sus manos limpias del virus. Ahora están más seguros usando las pastillas de jabón que les ha entregado World Vision.

Jessica y sus siete hijos usaban cenizas para tener sus manos limpias del virus. Ahora están más seguros usando las pastillas de jabón que les ha entregado World Vision.

World Vision

150.000

niños de Sudán del Sur están desplazados en campos de refugiados en Uganda

53.000

niños refugiados de Sudán del Sur están en riesgo o no tienen padres que los cuide

“Salimos corriendo de Sudán del Sur para sobrevivir", dice Jessica, "pero con esta enfermedad y todas sus implicaciones, sobrevivir no será fácil, ni siquiera aquí en Uganda.”

Jessica y sus hijos, junto a otros 150.000 niños y niñas viviendo en campos de refugiados de Uganda, han abandonado los peligrosos conflictos en sus hogares para encontrarse de cara con una pandemia viral que podría tener unas tasas de mortalidad sin precedentes justo en las comunidades a donde han huído.

Brenda Madrara, Directora de Programas de World Vision, explica que "la enfermedad puede que no mate a tantos niños (como a adultos) según las estadísticas, pero el impacto será enorme.”

En el campo de refugiados donde Jessica vive con su familia, casi todas las casas tienen grifos tippy tap y se pide a todos los visitantes que se laven las manos antes de entrar en casa.

En el campo de refugiados donde Jessica vive con su familia, casi todas las casas tienen grifos tippy tap y se pide a todos los visitantes que se laven las manos antes de entrar en casa.

World Vision

53.000 niños refugiados de Sudán del Sur están en riesgo o no tienen a padres que les cuiden. Estos niños dependen de que les acoja una familia, pero las familias son reticentes a cuidar de un niño cuando la comida escasea y hay amenaza de contagio. Otros viven con sus abuelos, que están en un riesgo mayor de contraer COVID-19. Si estos cuidadores mueren o son hospitalizados, miles de niños refugiados no tendrían cuidados básicos.

El cierre obligatorio de los negocios de los refugiados y la disminución de los alimentos han puesto a madres como Jessica en una situación difícil. Ni siquiera su marido puede ayudarla, quién viaja a menudo a Sudán del Sur para trabajar y poder sustentar a la familia con comida y dinero.

“Cuando cerraron las fronteras por el coronavirus, él todavía estaba en Sudán del Sur y ahora no puede volver. Tengo que cuidar y mantener a mis hijos por mí sola” cuenta Jessica.

Voluntarios de World Vision y niños embajadores enseñan a las familias refugiadas como estar a salvo.

Voluntarios de World Vision y niños embajadores enseñan a las familias refugiadas como estar a salvo.

World Vision

World Vision está respondiendo a las necesidades de familias como la de Jessica entregando jabón e instalaciones para lavarse las manos. También hemos entregado equipos de protección individual a los trabajadores sanitarios de Omugo. Nicholas Tayeebwa, el Asistende de Dirección del campo de refugiados, informa: "involucrando a nuestro socio, World Vision, estamos seguros de que los refugiados tendrán acceso a agua, alimentos y servicios sanitarios. Lo hacemos posible a la vez que seguimos las recomendaciones del gobiernos en cuanto a distancia social.

El personal de World Vision y los voluntarios saben que la educación en higiene y la información actualizada sobre la COVID-19 son tan importantes como los recursos para prevenirla.

“Es importante que la comunidad entienda la situación a la que nos enfrentamos", dice Brenda. "Trabajamos con niños embajadores y miembros de un comité de protección infantil que forman parte de la comunidad para difundir estos mensajes."

¿Qué puedo hacer?

Es fácil sentir que todo es en vano en situaciones como esta, pero puedes estar tranquilo... tú, nosotros, todos juntos, podemos cambiar vidas. ¡Y eso es lo que hacemos!

Te dejamos tres formas diferentes para ser parte del cambio.

  1. 1

    Dona

    Cada colaboración cuenta. Gracias a nuestro proyecto de Rescata la Infancia ayudamos a los niños y niñas que viven en los contextos más frágiles del mundo.

  2. 2

    Firma la petición

    Suma tu voz para pedir una vida mejor para los niños y niñas más vulnerables.

  3. 3

    Comparte en redes sociales

    Concienciar sobre el problema es vital. Ayuda a otras personas a conocer la causa y cómo podemos conseguir erradicarlo, juntos.

Saber más

Sudán del Sur

Sudán del Sur

19.000

niños han sido reclutados como soldados desde finales de 2013

Sudán del Sur se independizó de Sudán en julio de 2011 tras la guerra civil más antigua de África. Pero la independencia no trajo la paz al país, ya que estalló una guerra civil una vez más dos años después.

  • 4 millones de personas han sido desplazadas y 400.000 fueron asesinadas desde 2013.
  • Los grupos armados han matado de hambre sistemáticamente a la población, destruyendo cultivos y tomando tierras como táctica de guerra para privar a sus enemigos de encontrar suministros.
  • Los ciclos de sequías e inundaciones también han causado una hambruna generalizada en todo el país. 1,3 millones de niños están muy desnutridos.
  • Muchas familias desplazadas en Sudán del Sur viven en campamentos de refugiados y los niños pequeños corren un alto riesgo de morir por enfermedades prevenibles.