Cruzar la frontera es sólo el principio...

Cruzar la frontera es sólo el principio...

  • Refugiados
  • Historia

En un instante se convirtieron en "refugiados", pero no sabían lo que significaba.

Junio 11, 2021

Con sus propias palabras, cuatro niños rohingya fuertes y valientes, Mobarak (16 años), Achiya (15 años), Jonayed (12 años) y Sukutara (12 años) cuentan su historia de peligro y valentía. Huyendo de la guerra, consiguiendo cruzar la frontera, convirtiéndose en refugiados y viviendo ahora en el mayor campo de refugiados del mundo, Cox's Bazar, en Bangladesh.

Te invitamos a dedicar unos minutos a escuchar sus poderosas voces...

Niños resistentes y valientes, obligados a convertirse en refugiados.

Jonayed (arriba a la izquierda), Mobarak (arriba a la derecha), Achiya (abajo a la izquierda) y Sukutara (abajo a la derecha).

Niños resistentes y valientes, obligados a convertirse en refugiados. Jonayed (arriba a la izquierda), Mobarak (arriba a la derecha), Achiya (abajo a la izquierda) y Sukutara (abajo a la derecha).

"Mientras estábamos en Myanmar no teníamos ni idea de lo que era ser un refugiado. Nunca habíamos oído esta palabra". - Achiya (15)

"Nos oprimieron allí (Myanmar). Quemaron nuestra casa, violaron a las mujeres y muchos niños murieron. Sufrimos mucho por la comida y otras cosas". - Mobarak (16)

"Nuestros vecinos y muchos de mis amigos murieron a tiros y quemados en Myanmar". - Joyaned (12)

"Vine sola y me encontré con mis padres entre 10 y 12 días después. Echo de menos mi casa, mis pertenencias, mi mezquita y mi escuela en Myanmar". - Sukutara (12)

Cox's Bazar es el mayor asentamiento de refugiados del mundo, con una cifra estimada de un millón de refugiados. La alimentación, los productos básicos, la violencia de género, la educación, las catástrofes climáticas y el hacinamiento son dificultades cotidianas a las que se enfrentan los niños y sus familias.

Cox's Bazar es el mayor asentamiento de refugiados del mundo, con una cifra estimada de un millón de refugiados. La alimentación, los productos básicos, la violencia de género, la educación, las catástrofes climáticas y el hacinamiento son dificultades cotidianas a las que se enfrentan los niños y sus familias.

"Ya habíamos recorrido un largo camino, pero nos persiguieron de vuelta a nuestra casa. Volvimos a emprender el viaje, pero había un helicóptero surcando el cielo y nos persiguió de vuelta. De alguna manera, conseguí cruzar la frontera finalmente". - Sukutara

"Nos quedamos en un pueblo de la frontera durante dos meses". - Mobarak

"Tuvimos que cruzar el río de camino a Bangladesh. No teníamos comida para comer, ni una gota de agua para beber. Pasamos hambre durante todo el camino". - Jonayed

"No podíamos llevar nada con nosotros mientras huíamos de Myanmar. Sólo intentamos salvar nuestras vidas, y lo conseguimos". - Achiya

En Myanmar, las tensiones étnicas existentes en 2017 se intensificaron dando lugar a un conflicto mortal que obligó a cientos de miles de musulmanes rohingya a huir para salvar la vida, cruzando la frontera con Bangladesh.

En Myanmar, las tensiones étnicas existentes en 2017 se intensificaron dando lugar a un conflicto mortal que obligó a cientos de miles de musulmanes rohingya a huir para salvar la vida, cruzando la frontera con Bangladesh.

"Al vivir en el campamento sufrimos por la comida, el refugio y el aseo". - Mobarak

"Recibimos menos cantidad de raciones. Así que la ración de comida no es suficiente para nosotros. Eso también es un gran reto. Recibimos 13 kg de arroz por persona para un mes, no es suficiente para pasar el mes". - Achiya

"Lo más difícil en los campamentos es que todos los años se producen desprendimientos de tierra, nuestro refugio se daña y la lona se arranca". - Sukutara

"Apesta cuando se camina por el sendero del campamento. El campamento siempre está sucio". - Joyaned

"Hemos pasado por muchas dificultades desde que viajamos desde Myanmar. Aquí en Bangladesh también nos hemos enfrentado a muchos problemas". - Achiya

"Cuando se levanta la bandera  número 3 tenemos que refugiarnos en los albergues para ciclones", dice Harun, de 23 años, voluntario rohingya de higiene de World Vision.

Los ciclones y los corrimientos de tierra son una catástrofe climática habitual en Bangladesh. En Cox's Bazar se ha activado una unidad de gestión de desastres. Los voluntarios y el personal han recibido formación sobre la política de "no salir al exterior" y se encargan de educar a la comunidad, asegurándose de que la gente entiende las señales de las banderas, sus significados y los procedimientos de seguridad.

"Cuando se levanta la bandera número 3 tenemos que refugiarnos en los albergues para ciclones", dice Harun, de 23 años, voluntario rohingya de higiene de World Vision. Los ciclones y los corrimientos de tierra son una catástrofe climática habitual en Bangladesh. En Cox's Bazar se ha activado una unidad de gestión de desastres. Los voluntarios y el personal han recibido formación sobre la política de "no salir al exterior" y se encargan de educar a la comunidad, asegurándose de que la gente entiende las señales de las banderas, sus significados y los procedimientos de seguridad.

"Hemos sufrido mucho durante los bloqueos. Nuestro refugio es pequeño y en él vive mucha gente. El campamento está densamente poblado. Así que fue difícil para nosotros". - Sukutara

"No podemos estudiar y no hacer nada. Pasar nuestro tiempo no tiene sentido. Nuestra escuela lleva cerrada más de un año. Lo que más me gusta es estudiar inglés en la escuela". - Joyaned

"Debido a los bloqueos, nuestra escuela está cerrada desde hace un año. Ahora no podemos ir a la escuela. Lo que más me gusta de la escuela son las asignaturas, una es el inglés y otra el birmano". - Mobarak

"Hay un centro de World Vision cerca de nosotros. Allí he asistido a sesiones. He aprendido habilidades como la impresión y el bordado de ropa. También tenían previsto enseñarnos otras habilidades. Pero debido a los bloqueos, el centro está cerrado ahora". - Achiya

Casi un millón de personas viven en Cox's Bazar. El aislamiento y el distanciamiento social son casi imposibles. Las escuelas estuvieron cerradas durante más de un año, los estudiantes que viven en un campo de refugiados no tuvieron casi ninguna oportunidad de continuar con el "aprendizaje a distancia". Se distribuyeron mascarillas y kits de higiene familiar por todo el campamento.

Casi un millón de personas viven en Cox's Bazar. El aislamiento y el distanciamiento social son casi imposibles. Las escuelas estuvieron cerradas durante más de un año, los estudiantes que viven en un campo de refugiados no tuvieron casi ninguna oportunidad de continuar con el "aprendizaje a distancia". Se distribuyeron mascarillas y kits de higiene familiar por todo el campamento.

Xavier Sku

*El 22 de marzo, un incendio masivo arrasó secciones del campamento, causando destrucción y pérdida de vidas.

"La gente empezó a correr. Me separé de mis padres y hermanos. Me quedé solo. Me perdí entre la multitud y me asusté mucho. Pensé que iba a morir y que nadie podría encontrarme si moría allí". - Sukutara

"Se quemaron muchos refugios. Teníamos miedo de morir. Cuando volvimos a casa no había ni un grano de arroz para comer. Todo fue saqueado de nuestra casa". - Achiya

"Estábamos asustados porque fue un desmoronamiento realmente grande. Todos nuestros bienes, incluido el dinero y otras cosas, se habían quemado. No pudimos salvar nada. Limpiamos el lugar y nos quedamos aquí cubiertos por una lona". - Mobarak

"Estuvimos a punto de instalarnos aquí. Pero el devastador incendio volvió a destruirlo todo". - Sukutara

Unas niñas encuentran una olla entre las cenizas. El 22 de marzo, un incendio arrasó el campamento destruyendo miles de refugios, pertenencias, redes de agua, letrinas, alumbrado público y, lamentablemente, vidas.

Unas niñas encuentran una olla entre las cenizas. El 22 de marzo, un incendio arrasó el campamento destruyendo miles de refugios, pertenencias, redes de agua, letrinas, alumbrado público y, lamentablemente, vidas.

Xavier Sku

Para garantizar que los niños y las familias afectadas por el incendio puedan sobrevivir, hemos entregado 1,2 millones de paquetes de comida caliente a 50.000 familias afectadas, hemos proporcionado miles de kits de higiene y dignidad para mujeres, hemos instalado 51 farolas en el campamento 8E (uno de los más afectados), hemos reparado 96 letrinas, hemos suministrado 3.347.000 litros de agua clorada de emergencia en camiones y hemos instalado 4 depósitos de agua como parte del proyecto de reconstrucción de las redes de agua destruidas.

En medio de catástrofes como incendios, ciclones o una pandemia mundial, nuestros programas son flexibles y pueden adaptarse. Colaborando con las comunidades, nos aseguramos de que estamos proporcionando ayuda a las necesidades más urgentes a las que se enfrentan los niños y las familias de los refugiados, en ese momento.

En los campos de refugiados de todo el mundo, trabajamos para que los niños sobrevivan, se recuperen y trabajen para construir un futuro, algún día.

¿Qué puedo hacer?

Es fácil sentir que todo es en vano en situaciones como esta, pero puedes estar tranquilo... tú, nosotros, todos juntos, podemos cambiar vidas. ¡Y eso es lo que hacemos!

Te dejamos tres formas diferentes para ser parte del cambio.

  1. 1

    Dona

    Cada colaboración cuenta. Gracias a nuestro proyecto de Rescata la Infancia ayudamos a los niños y niñas que viven en los contextos más frágiles del mundo.

  2. 2

    Firma la petición

    Suma tu voz para pedir una vida mejor para los niños y niñas más vulnerables.

  3. 3

    Comparte en redes sociales

    Concienciar sobre el problema es vital. Ayuda a otras personas a conocer la causa y cómo podemos conseguir erradicarlo, juntos.

Saber más

Refugiados

Refugiados

Las necesidades inmediatas de los niños vulnerables y sus familias nunca han sido tan grandes. La Covid-19, el cambio climático, la inseguridad alimentaria y la violencia no han hecho más que aumentar la vulnerabilidad de unos 79,5 millones (ONU 2019*) de desplazados forzosos.

El 1% de la población mundial está desplazada. Entre ellos hay cerca de 26 millones de refugiados, de los cuales alrededor de la mitad son menores de 18 años*.

Los refugiados y los desplazados forzosos se enfrentan a realidades que la mayoría de nosotros simplemente no podemos imaginar. Las familias, que a menudo huyen para salvar sus vidas, se ven obligadas a dejarlo todo para protegerse. Algunas deben cruzar las fronteras, muchas intentan encontrar refugio en campamentos para desplazados informales dentro de su país de origen. Las condiciones son en su mayoría devastadoras y los niños son muy vulnerables a la violencia, el abandono y la explotación. La infancia es robada junto con el futuro y los sueños de los niños.

Nuestro programa de protección infantil proporciona apoyo de muchas maneras: trabajando directamente con los refugiados, con las ONG asociadas y con los organismos gubernamentales.

El apoyo incluye:

  • Asistencia alimentaria urgente y continua

  • Espacios para el apoyo psicosocial y de salud mental para los niños

  • Sesiones de concienciación sobre la infancia y lugares para jugar y ser un niño

  • Programas que proporcionan agua y saneamiento e higiene

*Las estadísticas de la ONU se pueden encontrar aquí: https://www.unhcr.org/en-au/figures-at-a-glance.html