"Como madre, me duele que mi familia duerma con hambre"

"Como madre, me duele que mi familia duerma con hambre"

  • Sudán del Sur
  • Historia

Conflictos, hambre, desplazamientos - en la tierra prometida

Julio 3, 2021

En 2015, Sudán del Sur empezaba a sentir la esperanza, de nuevo. Tras décadas de inestabilidad y una desgarradora guerra civil, la paz se restablecía en el país más nuevo del mundo, Sudán del Sur.

En 2021, tan solo diez años después de la independencia del país, Sudán del Sur y su población están siendo desplazados a niveles récord y se avecina una grave hambruna.

Es un recordatorio devastador de cómo las cosas pueden cambiar en un instante y luego agravarse: la guerra, la violencia, la violencia de género, los colapsos económicos, Covid-19, la sequía y las pérdidas de cosechas han garantizado que el brillante futuro de Sudán del Sur necesita que el mundo actúe, ahora.

Monica Nyanut Nyok, de 32 años y madre de cinco hijos, muestra los alimentos que recibió en el centro de distribución de Warrap en su casa de la aldea de Pagakdit, en el norte de Tonj (Sudán del Sur).

Monica Nyanut Nyok, de 32 años y madre de cinco hijos, muestra los alimentos que recibió en el centro de distribución de Warrap en su casa de la aldea de Pagakdit, en el norte de Tonj (Sudán del Sur).

Jemima Tumalu

Huyendo para salvar la vida, Monica Nyanut, madre de cinco hijos, y su familia son ahora desplazados. Forman parte de los 2,2 millones de sursudaneses que se aferran al borde de la existencia con un largo e incierto camino por delante.

"Antes de los enfrentamientos, vivía y mantenía bien a mi familia. Nuestra granja también nos proporcionaba alimentos. Pero las recientes circunstancias nos han robado una buena vida".

"Como madre, me duele que mi familia duerma con hambre", añade.

"La vida es más difícil y a menudo comemos una vez al día. A mi tienda no le iba bien porque la mayoría de los clientes han huido en busca de seguridad a otras partes del país. Sin esta ayuda alimentaria, muchas personas de Tonj Norte morirían de hambre", dice Mónica.

Un asentamiento de desplazados internos en Sudán del Sur. Según ACNUR, casi 1,8 millones de sursudaneses están desplazados dentro de su propio país, y millones más cruzan las fronteras hacia Etiopía, Uganda y Sudán, huyendo de la violencia, el hambre y la inestabilidad actual.

Un asentamiento de desplazados internos en Sudán del Sur. Según ACNUR, casi 1,8 millones de sursudaneses están desplazados dentro de su propio país, y millones más cruzan las fronteras hacia Etiopía, Uganda y Sudán, huyendo de la violencia, el hambre y la inestabilidad actual.

Emmanuel Ondogo & Jemima Tumalu

Un grupo de desplazados internos de la aldea de Achol Akech se sienta bajo un árbol a la espera de recibir ayuda alimentaria. Llevan tres meses fuera de sus casas y no tienen medios suficientes para sobrevivir. La violencia y el conflicto continúan, por lo que deben seguir viviendo en el campo de desplazados internos, donde dependen únicamente de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

Un grupo de desplazados internos de la aldea de Achol Akech se sienta bajo un árbol a la espera de recibir ayuda alimentaria. Llevan tres meses fuera de sus casas y no tienen medios suficientes para sobrevivir. La violencia y el conflicto continúan, por lo que deben seguir viviendo en el campo de desplazados internos, donde dependen únicamente de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

Jemima Tumalu

La inseguridad alimentaria es una amenaza para la vida de los desplazados y refugiados en Sudán del Sur. En 2017 se declaró la hambruna en algunas zonas del país y, con los continuos disturbios, la situación no hace más que empeorar.

Aunque los alimentos son fundamentales para la supervivencia, hacer llegar la ayuda a donde se necesita puede resultar difícil en lugares peligrosos y complejos. El Proyecto de Asistencia Alimentaria de World Vision se asocia con el Programa Mundial de Alimentos para distribuir maíz, aceite vegetal, frijoles, sal y alimentos terapéuticos a los desplazados internos en zonas de Sudán del Sur.

Solo en marzo de 2021, más de 64.000 personas, 42.579 de ellas niños, recibieron apoyo a través de la distribución general de alimentos, la alimentación escolar y los programas de alimentación complementaria.

Agar Mayom, madre de cinco hijos y que está esperando el sexto, vino al centro de distribución de Warrap para recibir su paquete de alimentos y CSB. Dice: "Esta harina hará que ella y el bebé que está por nacer estén fuertes y sanos".

Agar Mayom, madre de cinco hijos y que está esperando el sexto, vino al centro de distribución de Warrap para recibir su paquete de alimentos y CSB. Dice: "Esta harina hará que ella y el bebé que está por nacer estén fuertes y sanos".

Jemima Tumalu

¿Qué puedo hacer?

Es fácil sentir que todo es en vano en situaciones como esta, pero puedes estar tranquilo... tú, nosotros, todos juntos, podemos cambiar vidas. ¡Y eso es lo que hacemos!

Te dejamos tres formas diferentes para ser parte del cambio.

  1. 1

    Dona

    Cada colaboración cuenta. Gracias a nuestro proyecto de Rescata la Infancia ayudamos a los niños y niñas que viven en los contextos más frágiles del mundo.

  2. 2

    Firma la petición

    Suma tu voz para pedir una vida mejor para los niños y niñas más vulnerables.

  3. 3

    Comparte en redes sociales

    Concienciar sobre el problema es vital. Ayuda a otras personas a conocer la causa y cómo podemos conseguir erradicarlo, juntos.

Saber más

Sudán del Sur

Sudán del Sur

19.000

niños han sido reclutados como soldados desde finales de 2013

Sudán del Sur se independizó de Sudán en julio de 2011 tras la guerra civil más antigua de África. Pero la independencia no trajo la paz al país, ya que estalló una guerra civil una vez más dos años después.

  • 4 millones de personas han sido desplazadas y 400.000 fueron asesinadas desde 2013.
  • Los grupos armados han matado de hambre sistemáticamente a la población, destruyendo cultivos y tomando tierras como táctica de guerra para privar a sus enemigos de encontrar suministros.
  • Los ciclos de sequías e inundaciones también han causado una hambruna generalizada en todo el país. 1,3 millones de niños están muy desnutridos.
  • Muchas familias desplazadas en Sudán del Sur viven en campamentos de refugiados y los niños pequeños corren un alto riesgo de morir por enfermedades prevenibles.